Arterial

Rob Zombie

Never gonna stop… grita y grita quien fue lider de una banda que hacia ver a Motorhead como los seres más limpios dentro las bandas de rock.
Y es que como nunca, nada lo para.
Pues no sólo es reconocido por su aportación al rock fuerte, sino que gracias a que creció admirando las peliculas de clase B, -de las cuales tomó mucho del look que lo caracteriza-, además de haber participado como creatívo en el programa infantil de Pee Wee Herman, en el cual obtuvo conocimiento de los materiales para hacer de su conciertos un gran disfráz del entretenimiento que aun hoy espanta a las madres de muchos adolecentes que escuchan su música a alto volúmen.
Pero no sólo ha agredido a las buenas conciencias en el tema de la música, tambien ha hecho rabiar a críticos y directores por su visión de el género calificado como «malo», por su ínfima calidad y bajo presupuesto, motívo por el cual es mantenido dentro de lo considerado de culto.
Ya que bajo la influencia del cine con poco capital, harto cartón, y resoluciones sacadas de la manga. Rob impulsó su propia carrera con películas que ahora también entran en ese esquema: House of 1000 Corpses y The Devil’s Rejects. Qué según los críticos, la segunda considerada más una road movie que una verdadera película de horror.
Ya que aprovechando su fama de sucio y valemadrista, logró que la industria cinematográfica se fijara en él y comentara sus creaciones viendolo más como director de cine, que como estrella de una banda en eterna adolecencia.
Y ya con esto bajo el brazo, decide inmiscuirse en el séptimo arte, y rehacer clásicos como «Hallowen» de John Carpenter, con la cual logra generar expectativa  y recaudar unos nada despreciables 80 millones de dolares, y con ello ver si con su propio lenguaje logra apropiarse y reconstruir esquemas que parecían anquilosados.
Y no conforme con ello, como zombie aferrado a devorar cerebros al grito de: «¡Brains, more brains!», se lanza y relanza desde la zotea desde donde se lanzaban las «Momias de Guanajuato» que combatían los super heroes mexicanos Blue Demon, Mil Máscaras y el mismísimo Santo, el Enmascarado de Plata. Este último homenajeado en una canción de unos de sus albumnes solista . Ya que empieza con la voz de Victor Alcocer, quien doblaba la voz del ídolo enmascarado.
Así que volviendo sobre su propio camino, Robert Bartleh Cummings, (su nombre verdadero), abre ahora sus pesadillas para darnos una probada de su regreso a las giras, esta vez en el concierto Heaven and Hell en Texcoco este 15 y 16 de marzo a orillas de la Ciudad de México en el segundo día del maratónico cartel que lo conforma. Por lo que antes del cierre del patético estrella de rock abotagado, impuntual, panzón y pagado de sí mismo de Axel Rose y su banda de covers de Gun’s and Roses, podremos ver a un músico que ha incursionado con cierto éxito dirigiendo cintas que tienen aun mucho de que hablar.
Y con esta trayectoria, Rob habla mucho. Más de lo que podría hacerlo un zombie…
Gerardo Montagno