Arterial

Reseña: «Why Me? Why Not» y la vigencia del Britpop

Hace ya 10 años que Oasis dio su último show. Los miembros podían variar, entrar unos y salir otros, como fue el caso de Andy Bell, quien tomó camino con RIDE. Los únicos inamovibles eran los hermanos Gallagher: Noel y Liam. La banda era un puente que pendía de esos 2 puntos, y no podía sostenerse tan sólo de uno. Si uno de ellos faltaba en la banda, en absoluto que era Oasis. Son esas mancuernas que funcionan grandiosamente juntas, como Cedric y Omar, ya sea en The Mars Volta o At The Drive In.

Tras una separación que se veía venir desde hacía bastante tiempo atrás, ambos hermanos han tomado sus propios caminos, y aunque entre berrinches, orgullos, burlas y ruegos que ha habido tras mencionar una probable reunión de Oasis en algún futuro incierto, cada Gallagher nos ha ofrecido trabajos que hablan por sí mismos. Tanto lo lírico en la guitarra de Noel como la tan característica pose y voz de Liam frente al micrófono. Sea con Beady Eye o con Noel Gallagher’s High Flying Birds.

Desde el álbum debut como solista, «As You Were» [2017], Liam ha apelado más hacia el clásico sonido Britpop, hacia la nostalgia de los grandes momentos de la década de los 90, ya sea intencional o involuntariamente. Un hecho en este segundo álbum es lo melódico y rítmico que te mantiene atrapado apenas en la primera mitad del álbum. Con todo y los excesos y edad, Liam posee una fuerza vocal que le sigue permitiendo alcanzar notas fuera de su tesitura, sin necesidad de lograrlas con falsete.

Es preciso establecer una escisión respecto de Oasis para poder hacer un análisis más minucioso del trabajo de Liam. Como última analogía con la banda, Liam suena y conserva el espíritu de los últimos álbumes que hizo con su hermano «Don’t Believe The Truth» [2005] y «Dig Out Your Soul» [2008], aunque existe un cambio notable en la manera de escribir las nuevas letras. Pareciera que se ha visto mermada esa capacidad de soltarse libremente  para crear y escribir estribillos que de nuevo hagan cantar estadios enteros.

Llama más la atención el hecho de incluir coros y segundas voces, mientras algunas líneas se vuelven repetitivas, al más puro estilo Pop inglés. En una versión extendida del álbum se pueden escuchar canciones como «Invisible Sun», «Misunderstood» y «Gimmer»; todas muy distintas entre sí, y que podrían comprimir el sonido esencial de esta nueva producción, siendo «Invisible Sun» algo más familiar con esa conversación entre solo de guitarra y la voz de Liam, mientras que la tercera canción conserva un aire mucho más optimista y característico de en lo que evolucionó el Britpop a principios de la década de los 2000 con Coldplay y Keane y ese Post Britpop.

Un álbum más optimista y hasta cierto punto más brillante que lo que su hermano ha hecho recientemente. Aunque si bien es cierto, Noel por fin está haciendo cosas diferentes que han hecho brincar de sorpresa a los seguidores.

Have your say