Arterial

Las mejores canciones de Interpol y que queremos oír en el CC

Interpol es tal vez una de las bandas más consentidas en nuestro país. No obstante que Paul Banks tiene una estrecha historia con México, pues vivió y estudió aquí unos años, los shows causan siempre una gran sensación, y es casi seguro que se vendan por completo. No importa si es el Pepsi Center, si vienen a un festival, si tocan en un teatro o se presentan en algún otro lugar, aunque sólo posen para fotos o den conferencias.

Siempre con sus elegantes trajes negros, desde principios del milenio llegaron en un momento crucial. En el mundo existía una tensión socio-política importante tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, de donde es originaria la agrupación, aunque en su momento contaran con el bajista Carlos Dengler en la alineación original y durante unos álbumes más.

En un principio se les consideró herederos del sonido de Joy Division, tanto por el tono de sus canciones como por sus letras, aunque tiempo después se les dio la etiqueta de Post Punk Revival. A lo largo de su discografía tienen canciones que son completas joyas, y que en vísperas de la décima edición del Festival Corona Capital deseamos con ansias escuchar en vivo, aunque es sabido que para un festival dejan un set que consiste mayormente en hits y canciones del nuevo álbum; «Marauder», en este caso.

Untitled – Para abrir un concierto de Interpol hay de 2 sopas: O ésta o cualquier otra. Lo sombrío de la guitarra con delay de Kessler causa toda una sensación de sobriedad, un aire obscuro y triste hasta cierto punto. Algo innegable de Carlos Dengler son esas líneas de bajo muy melódicas. El bajo tiene una voz propia muy característica que no solamente puntea las tónicas. La canción puede ser repetitiva, pero estamos seguros que es una de las favoritas de muchos allegados a Interpol.

Slow HandsLa discusión entre el mejor álbum de Interpol es un tema latente que queda indeterminado. Lo cierto es que el disco «Antics» es uno de esos que puedes poner de manera ininterrumpida, y que casi cualquier canción es perfectamente bien recibida. Hemos visto mares de gente gritar y levantar las manos, a la vez que vasos de cerveza en muestra de júbilo cuando suenan los primeros rasgueos de Kessler en este himno.

No I In Threesome – El último disco en el que vimos de gira a Carlos Dengler con la banda. Algo claro del álbum «Our Love To Admire» es que la guitarra de Kessler se volvió un poco más experimental y etérea, moviéndose un poco de los rasgueos tipo Garage a los Shoegaze con esa reverberación y acordes en maj7, como los que prevalecen en esta gran, gran canción. Esta no tiene que faltar por nada del mundo.

All Of The Ways – Será complicado que lleguemos a escuchar en vivo una canción de este disco, que fue el último en el que estuvo Dengler, ya que abandonó la banda apenas terminaron de producirlo. Lo cierto es que este cambio es muy trascendente e importante en la carrera de Interpol. Esta canción pinta de paisajes algo hostiles, y la voz de Paul Banks coge mucha fuerza en momentos muy determinados. Nos quedaremos intrigados de no saber qué habría pasado si la banda hubiera decidido seguir por este camino al que Dengler los llevó.

Obstacle 1 – De verdad queremos poner aquí casi todas las canciones del álbum debut. Hay unas que tienen un favoritismo mayor en el público. Esta canción es una de esas que esconde unas líneas tristes en una melodía alegre. Tal vez muchos conocimos a Interpol por esta canción y los cables del principio del video. La mejor parte es durante el puente, cuando Sam pega en los toms de aire y Daniel cambia la figura de la guitarra.

C’mere – Ante la duda del significado del nombre, varios fans sostienen el título de la canción refiere a una contracción de «Come Here», que a pesar de ser una letra triste y de despedida de un amor, lo motiva a buscar su felicidad por otro camino. En su mirada, Paul Banks aparenta ser una persona depresiva y de pensamientos internos que esconden sentimientos benévolos.

Party’s Over – El disco más reciente de Interpol recibió todo tipo de críticas, sobre todo en el aspecto del sonido y la producción que se llevó a cabo de forma tradicional, con cintas magnéticas y equipo análogo. Que si la voz de Paul no se oía bien, que si la guitarra de Daniel era más chirriante, lo que fuera. Algo sobresaliente de este disco son líneas que se rompen de manera abrupta con acordes que no están dentro de la escala, lo cual da un sonido mucho más interesante.

The Heinrich Maneuver – Este es uno de los discos de Interpol que tiene un sonido más limpio en todos los canales, no obstante las preferencias que tienen Kessler y Banks por las distorsiones, aunque en esta canción se nota muy claramente ese tono «cremoso» y suavizado que le dieron en la producción. Una canción clásica para cualquier presentación, ya sea en solitario o en festival.

Say Hello To The Angels – Si Interpol quiere ganarse a desconocidos, esta es una de las mejores canciones para ello. En los festivales puedes descubrir a la próxima banda con la que te obsesiones por un rato, y la entrada con los rasgueos de Banks han puesto a brincar a miles al mismo tiempo. Bien podría ser parte de un main-set o el potente regreso de un encore. A ver qué nos espera mañana.

PDA – Un clasicazo. Esta es una de las canciones con las que han acostumbrado cerrar muchos shows. Esta es una de las canciones en las que el estribillo tiene la mejor concordancia de punteos y rasgueos en las 2 guitarras y bajo, además de ser un tema contundente desde el inicio con las corcheas que hace Sam en la batería. La vez pasada en el festival PULSO GNP nos quedamos esperando esta canción que sí estaba en el set.

Have your say