Arterial

Hércules la película

Basada en un conocido y tergiversado mito griego; realizada con una inversión millonaria; con un sin fin de efectos especiales, y en medio de una polémica de derechos de autor, llega a México «Hércules».

Con el luchador profesional estadounidense Dwayne “La Roca” Johnson como protagonista, y en el papel de la bella que debe aparecer en una película de este género, -Irina Shayk-, que debe su papel a ser una reconocida supermodelo rusa y al gran mérito de ser la novia de Cristiano Ronaldo, nos inmiscuimos en la premiere de esta cinta.

hercules-1-700x357

Bajo la acertada dirección, -que salva al film-, de Brett Ratner (X-Men, La decisión final) – quien a pesar de encontrase ante tan malos actores como lo anteriores y resguardándose y apoyándose como si fuese muleta con John Hurt cómo el único que no actúa de sí mismo-, Brett logra salvar la historia basada en «The Thracian Wars» de Steve Moore para Radical Comics; en la que muestran a un Hércules más como rockstar que como semi-dios, en una Grecia caricaturizada, donde aparece el afamado hijo de Zeus y una mortal, quien para vivir se vende al mejor postor después de crear su propio mito.

Tras vencer 12 pruebas, como si fuera doble AA y sus 12 pasos, y de perder a su familia cual vil policía federal que se vuelve así de malote e insensible al sufrir la pérdida de sus hijos y mujer en un pasaje que sólo al final recuerda, pero que como Secretaría de Hacienda, lo persigue a todos lados y no lo deja en paz ni siquiera para bien dormir, allí es en donde se desarrolla la travesía fílmica.

Con una buena dosis de efectos especiales que hacen que la trama se desarrolle en la forma justa y veloz que se necesita en este tipo de producciones, vemos suceder escenas que por la misma realización, logran el objetivo de esta cinta: entretener. Y así, la película concluye el objetivo de hacer de estas casi dos horas, que nos podamos soplar la cara de palo del protagonista y ver lo que hacen ocho horas de ejercicio diario y un kilo de anabólicos a la semana.

hercules

Entonces surge la verdadera pregunta: ¿En verdad la cinta era necesaria? Ya que el comic daba para más, y es que el mismísimo Alan Moore pide a los fans de la historia que boicoteen la película, argumentando que al difunto Steve Moore, -creador de comic «Hércules: The Thracian Wars»-, no recibió en paga lo que le pertenecía de su trabajo creador.

Ahora, que Alan, (no confundir con Steve), es un acérrimo enemigo de Hollywood, ya que como creador de The Watchmen, V de Vendetta y From Hell tuvo serias diferencias con las productoras, y exige que el contrato que Radical Comics, -quien vendió los derechos cinematográficos de la obra a MGM-,  le pague a su amigo ya acaecido, mismo en el que decía que si se hacía una venta, el recibiría sólo 15,000 dólares. Hechos que nunca sucedieron.

Dwayne-Johnson-Hercules 


Por lo que ahora, Alan pide a los fans castigar a la productora para que no asistan a ver «Hércules».  Y con estas palabras da su punto de vista: “Simplemente sugiero que la gente vea la publicidad de la película antes y después de la muerte de Steve”. “Si hay alguien por ahí que le importa Steve Moore o su legado no vayan a ver esta película miserable. Es la última cosa que Steve hubiera querido”, añadió.

La contestación de la productora no se ha hecho esperar y en su defensa dicen:

“MGM licenció los derechos cinematográficos de Radical Comics y ha cumplido todas las obligaciones contractuales. Steve Moore era una leyenda dentro de la industria del cómic, cuyo trabajo admiramos enormemente”.

Así que por lo menos, polémica hay. Y será de cada uno de los que decida ir al cine a ver la película en cuestión cuál es su punto de vista.

 db_10822_3

Aunque sé que en realidad será lo de menos para los que asistan a las salas, y también para la productora y su pleito con los derechos, ya que esto, sirve para darle promoción al filme; esto último es lo que más les interesa.

Y ese interés será el que diga al final si la cinta vale la pena o no. He aquí donde Hércules librará su verdadera batalla.

Por: Valente Batallas

Have your say