Arterial

«Everyday Life»: Coldplay y el problema de la migración en Medio Oriente

Coldplay es una de las bandas inglesas más populares en la actualidad, desde su creciente carrera a inicios del 2000 con la publicación de su más preciada gema, su debut con «Parachutes» [2000]. Desde entonces, Berryman, Buckland, Champion y Martin han emprendido un camino que los ha llevado a llenar estadios por todo el mundo, a aparecer en el medio tiempo del Súper Tazón de la NFL y tener una de las 5 giras más redituables en la historia de la música, como sucedió con la más reciente promoción del disco «A Head Full Of Dreams» [2015], el peor recibido tanto por la crítica como por los fans.

Coldplay ha experimentado distintos sonidos, desde su inicio como parte de la generación Post Britpop a lado de bandas como Travis y Keane con canciones como «Shiver» e «In My Place». Sonidos un poco más cercanos al Garage con esos riffs rasposos en sus primeros EP’s con canciones como «Bigger Stronger» y «No More Keeping My Feet On The Ground». Su cumbre de experimentación fue mientras trabajaron con Brian Eno para el álbum «Viva La Vida», y el Shoegaze se apoderó de ellos en «Chinese Sleep Chant», o el Afrobeat de «Strawberry Swing» o los compases de «42», «Death And All His Friends» y «Glass Of Water». Para este nuevo álbum, cuyo nombre es «Everyday Life», la experimentación, lo orgánico y la elegancia de la simpleza está de vuelta.

EL MOTIVO

A finales de 2017 publicaron un EP que lleva por título «Kaleidoscope». En él se encuentra una canción llamada «A.L.I.E.N.S.», que tanto en el video como en la letra refleja un problema a consecuencia de situaciones sociopolíticas: la migración, que se ve de manera más acentuada en países que sufren momentos de guerra en Medio Oriente. Una de las rutas más concurridas es llegar a la zona de los Balcanes en Europa, atravesando el Mar Mediterráneo; algunos lo logran, mientras muchos más mueren en el intento, quedando errantes y a merced de las olas, insolación, hambre y sed. «Everyday Life» es un álbum dedicado a todos aquellos en esa situación.

Que Coldplay haya decidido llevar todo un equipo de producción a la de Amán en Jordania para presentar en vivo su nuevo material, habla sobre la empatía que tiene para con la gente. El álbum tiene 2 partes: «Sunrise» y «Sunset». De esta manera, Coldplay interpretó la primera parte al amanecer con personalidades como Norah Shaqur y su lamento árabe en la canción «Church», los cantos Gospel en «BrokEn» con dedicatoria a Brian Eno. Una de las canciones más tristes que haya escrito Coldplay se encuentra aquí. Se trata de «Daddy», ya que la letra y video muestran a una niña perdida en una barca en el mar, extrañando todo y a todos, mientras que se refugia en su imaginación y se piensa navegando en una ballena, hasta desplomarse.

«Arabesque» es uno de los puntos cumbre del álbum, y en vivo es todo un éxtasis ver a Stromae cantar en francés a lado de Chris Martin, mientras se desenvuelve un solo de saxofón, algo nunca antes escuchado en Coldplay, y los latones armonizan de una manera increíble.

Otra de las sorpresas es la canción «When I Need A Friend», cantada únicamente por un coro de iglesia y Chris Martin, en uno de los temas más purificadores y bellos que han compuesto a la fecha. En su momento, Jo Whiley, locutora de la BBC que ha estado muy de cerca con ellos desde hace años, mencionó que fue una de las canciones que más la conmovió.

La segunda parte del disco, «Sunset», es mucho más alegre. Muestra de ello es «Orphans», que revive el espíritu del séptimo disco con la alegría que le inyectan esos coros de niños. «Èkó» es uno de esos temas que nos recuerda la mancuerna que son los deslices de Chris en el piano con sus falsetes, en una canción totalmente acústica. «Cry Cry Cry» podría pasar por balada Blues o Country. Otra sorpresa es el tema «Bani Adam», que en realidad es un poema escrito por el iraní Saadi Shirazi, y que es recitado por Norah Shaqur.

La última parte del disco es cerrada por 2 canciones de gran poder y mensaje. «Champion Of The World» refleja en sus letras la lucha constante para alcanzar sus metas. Esto nos recuerda a Yusra Mardini, un refugiada siria en Alemania, quien huyó de su país atravesando el Mediterráneo, y ahora compite en natación por la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, representando al equipo de refugiados. «Everyday Life» es la canción idónea para cerrar, para solidarizarse con el otro, verlo como tu hermano, ser empático y ayudarlo en momentos difíciles.

A continuación les dejamos las interpretaciones de las 2 partes del álbum desde la ciudadela de Jordania, con espectaculares imágenes del amanecer y atardecer.

Sunrise

Sunset

Have your say